10.Octubre.2017
A UN AÑO DE SU MUERTE RECUERDAN A GÉNESIS EN FACICO
Realizaron un homenaje en su memoria
Por NATALIA LAGUNES
Foto: / NATALIA LAGUNES /
Foto: / NATALIA LAGUNES /
Foto: / NATALIA LAGUNES /
Foto: / NATALIA LAGUNES /
Foto: / NATALIA LAGUNES /
Foto: / NATALIA LAGUNES /
Por: NATALIA LAGUNES /

El 29 de septiembre del 2016 desaparecieron cuatro jóvenes universitarios en el puerto de Veracruz; días después, los restos de todos fueron encontrados a un costado de una carretera en el municipio de Camarón de Tejeda, entre ellos Génesis Deyanira Urrutia y Leobardo Arano, estudiantes de la Universidad Veracruzana.

Algunos testigos confirman que los jóvenes fueron perseguidos en la avenida Díaz Mirón cerca de la casa que rentaba Génesis Urrutia en el puerto de Veracruz ya que ella era originaria de Jaltipan, donde después no se supo de su paradero, durante varios días estuvieron en calidad de desaparecidos hasta que un 7 de octubre sus restos fueron encontrados en Camarón de Tejeda, repartidos en diez bolsas negras, no fue sino al día siguiente que sus padres pudieron reconocer su cuerpo.

Este Lunes 9 de octubre del 2017, que en la facultad de ciencias y técnicas de la comunicación, alumnos y maestros realizaron un homenaje en memoria de Génesis alumna de FACICO y Leo, alumno de la carrera de Contabilidad, por su primer aniversario luctuoso.

Con un mural color rosado, un enorme girasol y los rostros pintados de los dos jóvenes, mensajes de cariño, flores y música recordaron a quien en un par de semestres sería una egresada más de la facultad.

"Yo no conocía a Génesis, la había visto pero jamás cruce palabra con ella, la noticia me impactó igual que a muchos. Génesis pudo haber sido cualquiera de nosotros", expresó una de sus compañeras.

Todos describen a Génesis Deyanira como alegre, risueña, soñadora y autentica, hija de dos egresados de FACICO y una alumna ejemplar, amante de la naturaleza y de la moda, esa era “Gene” como algunos la nombraban.

No faltaron las lágrimas, porque aun después de un año su ausencia duele, su risa se extraña en los pasillos, los profesores la extrañan en las aulas, después de un año sigue viva en el corazón de FACICO y seguirá, porque como todos lo dicen, ella dejó una huella de esas que son imposibles de borrar.

Antes de ser universitaria, Génesis participó en un concurso de belleza dentro de su municipio, mismo que ganó y entonces fue coronada como la Flor Más Bella de Jáltipan. Además, tres veces ganó el torneo de ajedrez que organiza a nivel nacional la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), gustaba además de practicar el modelaje.

Un par de canciones de Cultura Profética, uno de los grupos favoritos de Génesis amenizaban la tarde, eran las favoritas de Génesis, sus compañeros y un par de maestros se acercaron al mural y dejaron un mensaje en su memoria, algunos fueron de agradecimiento y cariño por haber cruzado en su camino, otros pidieron no más violencia, otros más dejaron girasoles, sus flores favoritas.

"Amaste tanto la vida que muchos sucumbimos y amamos contigo. Una alegría, que donde estuvieras no había quien se resistiera, nunca temías ser tú, decías lo que pensabas, llenabas de luz todo lo que tocabas. Siempre contaré al mundo que exististe algún día" Expresó una de sus mejores amigas quien después no pudo contener el llanto.

Otros tantos que no la conocían no dudaron en sentirse identificados con ella, a pesar de no ser amigos y de no saber la existencia el uno del otro se sentían cercanos a ella y dolidos por la situación.

“A pesar de que no pude conocer a la chica inteligente, alegre y con una luz especial de la que todos hablaban, a mí también me dolió saber que ya no pudo regresar a casa y que le arrebataron todos sus sueños. Hoy Gene vive en el corazón de toda la comunidad FACICO, donde será recordada por siempre, dándonos una razón más para levantar la voz y reiterar nuestra total oposición a la violencia e inseguridad que día con día se vive y a la cual todos estamos expuestos” Expresó Marlenne Medina, estudiante del SEA quien aunque lleva poco tiempo en la facultad también le dolió la partida de su colega.

Génesis Deyanira Urrutia fue una alumna ejemplar, gracias a su excelentes calificaciones y a su alegre personalidad logro conseguir una beca de movilidad estudiantil en el extranjero, en Ecuador, de donde tenía 7 meses de haber regresado antes de su asesinato.

De este viaje llegó llena de ilusiones y metas por cumplir, una de ella era realizar una maestría en España al término de su carrera de la cual le faltaban dos semestres para culminar, fue una amiga, una hermana y una hija ejemplar como lo aseguran todos sus seres queridos.

El periodismo lo llevaba en la sangre, su padre, Edgar Urrutia Hernández estudió la carrera en Ciencias de la Comunicación también en la UV y, tras egresar, colaboró en el Dictamen de Veracruz, además, al volver a Jáltipan trabajó para Grupo FM, actualmente es docente en el COVAEB de su comunidad, su mamá estudió la misma carrera, aunque nunca la ejerció.

Después de un año de su muerte su caso sigue sin ser resuelto, compañeros, familiares y amigos exigen justicia así como un Veracruz y un México seguro, libre de desapariciones y asesinatos

 
© Toda la información de este Portal Informativo está protegida por la Ley de Derechos de Autor Los medios que deseen reproducirla pueden contratar.