07.Diciembre.2017
NOTICIAS DESDE BRASIL
EL RUMBO DE LA CULTURA EN BRASIL
Por LUZÍA FERREIRA
LUZÍA FERREIRA
La Profesora, Doctora Luzía Ferreira (Lía) tiene la Licenciatura en Ciencias Sociales por la Facultad Pinheirense de São Paulo de Janeiro (1988).

Maestría en el Programa de Pos-Graduación en Integración de la América Latina - PROLAM por la Universidad de São Paulo (2000), Especialización en Política Gubernamental- Escuela de Gobierno de São Paulo. (2000).

Es Doctora en Ciencias de la Comunicación – Especialista en Políticas Culturales y Gestión para la Cultura de la Escuela de Comunicaciones y Artes de la Universidad de São Paulo,

El Título de su Tesis: Políticas Públicas para la Cultura en la Ciudad de São Paulo: La Secretaría Municipal de Cultura – Teoría y Práctica. ECA/USP. (2006)

MBA en Cooperación Cultural Internacional por la Cátedra UNESCO de la Fundación Universidad de Girona: Innovación y Formación Interarts - Barcelona – España - MBA (2004-2005).

Tiene un Post Doctorado en la Escuela Nacional de Antropología e Historia – México – junto al programa de Antropología Social – Con Supervisión del Dr. César Abilio Vergara Figueroa, desarrolló el Proyecto Subsidios Teóricos para la Construcción de una Política de Cultura para el Campo de la Música Popular, como becaria de la Coordinación de Perfeccionamiento del Nivel Superior de Brasil.

Profesora de la disciplina Metodología de la Investigación en Artes y del Curso de segunda licenciatura en música del Programa de Formación de Profesores en Coordinación de Perfeccionamiento de Personal de Nivel Superior – CAPES, Ministerio de la Educación de Brasil entre 2013 -2015.

De 2011 a la fecha, es Vice Líder del Grupo de Investigación en Etnomusicología de la Universidad Federal de Paraná en Brasil.

Recién, en octubre de 2017, lanzó su libro titulado: Políticas Públicas para la Cultura: Teoría y prácticas.
DENUNCIAN A YUNES LINARES POR AGRESIÓN
Columnas anteriores
NOTICIAS DESDE BRASIL
27.Noviembre.2017





CIUDAD DE CURITIBA. – Felicito a EL MERCURIO DE VERACRUZ en sus 5 años de existencia y a nuestra editora jefe, Luz María, por su determinación, tenga la certeza que EL MERCURIO va a seguir por muchos años!

Los temas tratados en esta columna son temas que están afligiendo a los ciudadanos brasileños en su cotidiano.
Todos parten de imposiciones de un gobierno que está destruyendo todo lo que fue construido en los últimos 30 años.
Pienso que además de ser un grito de socorro y también una denuncia de lo que está ocurriendo en Brasil, estos temas buscan establecer un diálogo con el Lector del Mercurio.

Hoy como no podría dejar pasar voy a abordar el tema de la Cultura, que para mí es especial. Son muchas las dificultades enfrentadas por la cultura brasileña ante el escenario político que estamos viviendo actualmente.

Para intentar comprender lo que está sucediendo, es necesario traer el panorama vivido por la cultura brasilera en estos tiempos donde la política acaba por hacer un juego donde los intereses son sólo económicos.

UN JUEGO POLÍTICO. UN PERIODISTA MINISTRO…

La Cultura brasileña está pasando por un momento muy delicado, desde que Michel Temer asumió la presidencia del país. Uno de sus primeros actos, en abril de 2016, fue extinguir el Ministerio de Cultura, transformándolo en una Secretaría vinculada al Ministerio de Educación.

Contra eso la clase artística y los gestores de cultura, se organizaron y realizaron varias protestas contra la medida. Temer no tuvo cómo mantener la medida y fue obligado a recrear el Ministerio de Cultura: pero el órgano que ya había sufrido un retroceso y no pudo estabilizarse.

Desde entonces Brasil tuvo dos ministros, y después pasó dos meses sin tener un responsable de la pasta. (No sabemos si “pasta” se refiere a dinero, a literal a “carpetas” la traducción literal del portugués. N.De la Redacción).

En ese período un funcionario administrativo de carrera del propio órgano, ejerció su función como ministro interino y solamente el 20 de julio de 2017 Temer nombró a Sérgio Sá Leitão, un periodista que ya fue Secretario de Cultura de Rio de Janeiro y Jefe del gabinete de Gilberto Gil cuando fue Ministro de Cultura de Lula, Sérgio Sá también dirigió la Agencia Nacional del Cine-ANCINE.

Es importante aclarar que los dos ministros escogidos por Temer no tenían ninguna implicación con el área artística o de gestión cultural.

El primero, Marcelo Calero era diplomático y ya se había postulado a diputado en Río de Janeiro en el año 2010 por el Partido de la Social Democracia - PSDB.

Permaneció en el cargo de mayo a noviembre de 2016 y su salida se debe al hecho de haber sufrido presiones por parte de Ministro-jefe de la SecretarÍa del Gobierno de Temer y también un político de la ciudad de Salvador en Bahía, Geddel Vieira Lima. Geddel lo presionó, pues necesitaba una liberación para que pudiera construir en zona tumbada por el patrimonio nacional en el centro histórico de la ciudad de Salvador en Bahía.

Pero no fue sólo en virtud de ese episodio que Calero dejó el ministerio, fue porque varias veces fue llamado golpista en eventos públicos por las personas que estaban presentes, como fue el caso del Festival de Cine de Petrópolis en Río de Janeiro, ocurrido en septiembre de 2016. La situación quedó incontrolable y él tuvo que abandonar el evento.

El segundo en ser nombrado Ministro de Cultura fue el abogado y político Roberto Freire del partido Popular Socialista. Freire fue activista político de izquierda en el período dictatorial y eso lo llevó a la dirección del Partido Comunista Brasileño - PCB, también conocido por “partido”.

Como diputado federal tuvo un papel importante en la asamblea constituyente de 1988, pero cuando estuvo en el Ministerio de Cultura pasó por situaciones embarazosas debido a las constantes denuncias de corrupción contra Temer, lo que según Freire, causó una inestabilidad política, hecho que provocó su solicitud de dimisión.

TREINTA AÑOS A LA BASURA...

Hay todavía una gran preocupación en torno a lo que va a ocurrir con la cultura brasileña pues durante el período en que Lula y Dilma estuvieron en el poder, grandes fueron los avances verificados en este Ministerio de Cultura.

En ese período fueron instituidos el Plan Nacional de Cultura y los consejos estatales y municipales de cultura en gran parte del país. Esta forma creó el Sistema Nacional de Cultura como la pretensión de organizar la cultura desde las localidades: donde están los sujetos que la practican.

Era un proceso que aún estaba en construcción y por lo tanto todavía necesita ajustes, pero con la retirada de Dilma de la presidencia, toda esa organización cayó por tierra y la cultura volvió a ser relegada al último ítem de las prioridades políticas del actual gobierno.

Esta construcción de una política pública para el área de la cultura que se estaba implementando a lo largo de 30 años, contó con muchas discusiones donde los involucrados del área cultural han aportado de forma significativa.

Numerosos fueron los foros realizados en las ciudades y estados brasileños de los cuales salieron aportaciones únicas, que acabaron por dibujar el Plan Nacional Cultura. El proceso también miró la cultura por el sesgo antropológico y eso posibilitó una ampliación de la comprensión de lo que se entendía por cultura en Brasil.

Es importante destacar que el actual Ministro de Cultura Sérgio Sá de Leitão ya en su discurso de posesión, hizo hincapié en destacar la importancia de la cultura para la economía, afirmando que en los 17 meses que tiene por delante va a trabajar con las demás áreas del gobierno de forma interministerial porque él entiende que "Producir y acceder a la cultura son derechos de los ciudadanos e integran el repertorio básico de la ciudadanía. Es también una actividad económica importante, que pertenece sobre todo a la sociedad. No corresponde al Estado producir o definir lo que es y lo que no es cultura".

La clase artística brasileña está en compás de espera, muchos consideran que el actual Ministro a pesar de tener dominio de la parte técnica de la cultura, tiene dificultades en establecer los Diálogos necesarios para que el área cultural avance.

Actualmente el Ministro de la Cultura está empeñado en las cuestiones relativas a la industria creativa, y en ese sentido firmó un acuerdo con Argentina el pasado 5 de diciembre, para que se realice un trabajo colaborativo con Brasil para el desarrollo de la cultura, como forma de recuperación de la economía, tanto de Brasil como de Argentina, países que están viviendo una de las peores crisis económicas de sus historias.


 
© Toda la información de este Portal Informativo está protegida por la Ley de Derechos de Autor Los medios que deseen reproducirla pueden contratar.