20.Noviembre.2017
COLUMNA INVITADA
DICIEMBRE: DE TERROR PARA LOS ANIMALES. NO LO OLVIDES. NO A LA PIROTECNIA
Por MVZ AMÍLCAR MEZA
MVZ AMÍLCAR MEZA
Este es un espacio para los amigos: como se les abre las puertas de casa. Columna y columnistas disímbolos entre sí, con intereses diversos, con afanes propios y preocupaciones por el Colectivo, o acaso sólo por sus Universos íntimos. Bienvenidos sus textos aquí para compartirlos con los Mercuriales lectores, y así entablar el imprescindible, el vital diálogo. Así sea.
DENUNCIAN A YUNES LINARES POR AGRESIÓN
Columnas anteriores
COLUMNA INVITADA
11.Diciembre.2017





Estamos a unos días de iniciar el último mes de 2017 y con él las fiestas decembrinas; ¿Pero qué tan felices estarán nuestros animales? y no solo los de ciudad, también los del campo.

Y esto por la gran cantidad de cuetes y pirotecnia que ya empieza a circular a la venta, y como siempre le echamos la culpa a las autoridades que no hacen nada para evitar su venta.

Cierto tienen que "ponerse las pilas", pero también nosotros como Padres: ¿dónde está nuestra parte de responsabilidad? ¿Por qué permitimos que nuestros hijos y sobrinos, compren cuetes? es muy fácil echarle la culpa a otro.

No entiendo el gusto de un padre, de un adolescente, viendo sufrir a un animal por causa de los cuetes.

En lo que esta discusión se aclara. O por lo menos hacen Conciencia de que el ambiente lo ponemos nosotros en mayor medida y no solo "las Autoridades", busque alternativas Lector: enseñe a sus Niños que hay formas de divertirse. Ya hay "fuegos" que son silenciosos; y "luces" que aparte de no contaminar no hacen Ruido.

Porque debe saber que la música estridente, los cuetes vamos, los ruidos molestos perjudican a otros seres vivos, y concentrémonos en la pirotecnia de diciembre, que generalmente se prolonga a enero.

Estos fuertes ruidos ocasionan sufrimiento a las mascotas, y pueden hasta morir por consecuencias ocasionadas por el estrés, generalmente ante una tormenta con truenos y relámpagos reaccionan temerosos, pero ente la pirotecnia el daño es mayor, directo y con alevosía.


Raza, edad, sexo, no importan, la reacción a un intenso miedo es general, el animal huye, tiembla, busca esconderse, mete la cola entre las patas, ladra, gruñe, sus ojos se agrandan, aumenta la presión sanguínea, la salvación, el cuerpo del animal entra en una impresionante tensión que lo puede llevar al paro respiratorio, convulsionar o incluso infarto si tiene afectaciones cardiacas.

El animal hace la asociación entre ruido estrepitoso lastimero, con miedo y dolor; por lo que con el tiempo ante ruidos menores cambiará su conducta.

A los gatos no solo el ruido, también los destellos de los fuegos artificiales los afectará, así que asegúralos en casa. En un cuarto donde el ruido no los afecte. No todos los perros y gatos reaccionan igual. Tenlo en cuenta.

Todos de manera general contamos con la ecolocalización.
Y es la manera de como dirigimos la cabeza hacia el sonido buscando su origen.

Si la exposición a los cuetes se realiza cerca del animal se le rompe la membrana timpánica, ocasionando un intenso dolor y pérdida de la audición, esta membrana separa oído externo, de oído medio, y sus funciones son 2.

* Proteger el oído medio de contaminaciones del exterior.

* Directamente relacionado con la audición que es recoger las vibraciones sonoras, amplificarlas, y enviarlas a través de los huesecillos del oído interno. (Martillo, yunque, estribo).

Claro que también tendremos 2 tipos de lesiones siendo en el segundo caso más grave.

AVES.- La capacidad auditiva de las aves está en el rango de por debajo de los 50 Hz (herzio) tan bajo que se cataloga como infrasónico y por encima de los 20 kHz ultrasónico, con sensibilidad máxima entre 1 a 5 kHz.22. El rango de frecuencias dentro del cual las aves realizan sus llamados varían dependiendo de la calidad del hábitat y los sonidos del ambiente.

CABALLOS.-Los caballos pueden escuchar sonidos entre 55 y 33.5 khr, a pesar de tener un oído sensible su capacidad de ecolocalizacion no es muy buena. Ellos pueden solo localizar la dirección general de un ruido, pero no su origen exacto.

GATOS.-La estructura del oído en forma de caracol del gato, le permite responder a sonidos de hasta 65.000 hertzios, y posiblemente también más altos. Esto supone, al menos, un octavo y medio por encima del límite auditivo humano, que es de unos 20 hertzios superando incluso la conocida aptitud del perro para oír sonidos sobreagudos. El oído humano y el del gato no difieren mucho en las frecuencias bajas, situándose el límite inferior del gato alrededor de los 30 hertzios.

PERROS.-Es mucho más desarrollado que el humano lo que les permite un sistema de ecolocalización más preciso en la oscuridad, algunos estudios ubican su umbral de frecuencia audible en los 35,000 Hz, en el rango denominado ultrasónico. Otros sostienen que su capacidad auditiva va hasta los 100,000 Hz, mientras que el humano varía entre los 16,000 Hz y 20,000 Hz.

VACAS.-Las vacas son más sensibles que los humanos a los ruidos de alta frecuencia. La sensibilidad auditiva de las vacas está sobre los 8.000 Hz (hertzios), cuando el oído humano está entre los 1.000 a 3.000 Hz. Los ruidos fuertes o inesperados son altamente estresantes para el ganado. Y aquí tendríamos además una perdida en la producción de leche. Ya que el estrés ocasiona disminución en la producción láctea.

Si ya de por si el estrés de subsistir en la ciudad con tanto ruido afecta al animal ahora súmele lo antes mencionado, cualquier especie es afectada, en ciudad o campo.

Sufren, no los lastimes.

Trúenate los cuetes en los calzones.

Por una vida animal digna.

MVZ. Amilcar Meza.

MVZ@AMLKAR.

Vicepresidente de FADYS.

Presidente del ARCA.




 
© Toda la información de este Portal Informativo está protegida por la Ley de Derechos de Autor Los medios que deseen reproducirla pueden contratar.