13.Noviembre.2017
COLUMNA INVITADA
BESOS DAÑINOS...
Por MVZ AMÍLCAR MEZA
MVZ AMÍLCAR MEZA
Este es un espacio para los amigos: como se les abre las puertas de casa. Columna y columnistas disímbolos entre sí, con intereses diversos, con afanes propios y preocupaciones por el Colectivo, o acaso sólo por sus Universos íntimos. Bienvenidos sus textos aquí para compartirlos con los Mercuriales lectores, y así entablar el imprescindible, el vital diálogo. Así sea.
DENUNCIAN A YUNES LINARES POR AGRESIÓN
Columnas anteriores
COLUMNA INVITADA
20.Noviembre.2017




La mayoría de las personas que tienen mascotas tienen también un apego un tanto desmedido hacia ellas, al grado de estar besándolos.

No es malo: siempre y cuando la mascota tenga un constante monitoreo en cuanto a su salud dental, pues en su hocico hay una gran variedad de bacterias, virus, hongos, etcétera que pueden afectar nuestra salud, y eso si no es correcto.

Es cierto que le consideran un miembro más de la familia pero, ¿debemos permitir que nos lama la cara y boca? De antemano sé que a algunos no les va a gustar esta columna, pero si lo siguen haciendo ya es bajo conocimiento de causa y no le echen la culpa a la mascotas si se enferman pues al final es quien paga el plato roto y termina perjudicado.

Haz pensado ¿dónde ha estado el hocico de tu mascota? Por muy limpias y adorables que parezcan, la respuesta es ¡no!

Constantemente andan oliendo o lamiendo porquerías.

La mayoría del tiempo los perros andan oliendo todo, desde heces de otros animales, pero no solo es al olfatear que se contagian y transmiten, también lo que transportan en la saliva, que se convierte en un cultivo de bacterias.

Y hay que recordar que existe la zoonosis. Y esta se produce cuando la persona está en contacto con saliva, excremento o fluidos de otros animales infectados.

En las bacterias más comunes están, salmonella, clostridium, E. Collí, campilobacter. Y esta última puede causar diarreas y gastroenteritis. Así que si tu mascota padece salmonella o campilobacter por medio de la saliva te puede contagiar.

La E.collí puede transmitirla el dueño a la mascota y viceversa, ocasionando diarreas, vómito y deshidratación.

Hongos también pueden transmitirse como la llamada tiña (dermatofitosis), solo que ésta no es por saliva más bien por contacto con una piel o superficie infectada.

Y mencionemos también al parásito áscaris, cuando accidentalmente ingerimos huevos de este gusano.

Y no se trata de satanizar a los perros y gatos por el afectivo lamido, todos hemos recibido ese gesto de cariño, no satanicemos como aquel penoso caso de toxoplasmosis en gatos, no caigamos en lo mismo.

Porque a pesar de todo, los expertos aseguran que todos estos agentes no muestran un elevado riesgo.

"En muchas ocasiones es la persona la que contagia a su mascota” (Dr. José L. Blanco. Profesor del departamento de sanidad animal de la FMV. Universidad Complutense de Madrid).

Cuando el hocico de nuestra mascota está lleno de sarro claro que hay una gran cantidad de bacterias y un problema mucho muy asociado con el sarro dental son los tumores dentales, el tumor Epulli, mas común en perros que en gatos, y cuya solución solo es la quirúrgica.

Evita la proliferación de sarro y bacterias, acude con tu veterinario hay soluciones bucales para tu mascota.

Tengamos una buena higiene nosotros y procuremos a nuestra mascota, evitemos los riesgos y a las personas inmunocomprometidas, en tratamientos de quimio, eviten mejor el contacto con la saliva.

Aquí es aprender y entender que la prevención es vida.

Por una vida animal digna.

MVZ Amílcar Meza R. @mvzamilkar
Vicepresidente de FADYS. Presidente del ARCA.


 
© Toda la información de este Portal Informativo está protegida por la Ley de Derechos de Autor Los medios que deseen reproducirla pueden contratar.