10.Mayo.2016
A LOS 13 AÑOS QUEDÓ EMBARAZADA, Y NO TUVO APOYO DE SU FAMILIA
El amor de mis hijos lo vale todo, dice ahora...
Por ENRIQUE PIÑA /EXCLUSIVA
Foto: / ENRIQUE PIÑA /
Por: ENRIQUE PIÑA /EXCLUSIVA /

Quedó embarazada cuando tenía 13 años, en ese entonces el papá de sus hijos apenas llegaba a los 15 y decidió alejarse ante la gran responsabilidad que cambiaría su vida, muchos le sugirieron el Aborto, pero ella optó por continuar con su embarazo a su corta edad y sin el apoyo de su familia.



Esta historia es semejante a la de muchas mujeres que se enfrentan día con día a la adversidad, como Fanny Hernández Molina, quien a sus 39 años ha logrado sacar a sus dos hijos adelante y darles una mejor calidad de vida.



"Se me vino el mundo encima cuando me enteré que estaba embarazada, cuando mis padres se enteraron me corrieron de la casa, el papá de mis hijos no quería hacerse cargo, teníamos 13 y 15 años, un mes después acepto su responsabilidad y su familia nos regaló un pedacito de tierra, ahí construimos de manera improvisada una casita de una recámara, cocina y compartíamos el baño".



Recuerda que al nacer su hija a quién bautizó con el nombre de Gabriela, en honor a su esposo de nombre Gabriel y quien después del nacimiento de su pequeña se en listo en el ejército a los 16 años.



"Los meses del embarazo nos las vimos muy difíciles, yo lavaba ropa ajena, planchaba, lavaba trastes, pero me daba fuerza el amor por mis hijos, volvería a pasar todo eso por ellos, mi esposo trabajaba en lo que podía, de ayudante de albañil, cargador, hasta que una tía lo alentó a ingresar al ejército".



Dos años más tarde llegaría Jorge, su hijo menor y "cerrarían la fábrica de niños", ya con 15 años y una pequeña de dos años recibió el apoyo de su familia.



"Ya nos apoyaban a cuidarlos a los niños, mientras trabajamos. Después le dieron el cambio a mi esposo A Chiapas cuando sucedió todo lo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, me decían que me quedará en Veracruz, pero yo tenía que irme con mi esposo y mis hijos, mi lugar era apoyar a mi esposo".



Recuerda que vivían dentro del cuartel militar en Rancho Nuevo y era imposible salir entre semana, por lo que los niños estudiaban al interior del cuartel y la disciplina era inflexible.



"Nos fuimos en el 94 a Chiapas, mi esposo y yo nos divorciamos como en el 2005, regrese a Veracruz con mis hijos y con mi familia, he trabajado en taquerías, escuelas como intendente y prefecta, ahorita estoy trabajando en la gasolinería, mis hijos ya se independizaron, el muchacho es Naval y la muchacha se casó y es ama de casa".



Señala que aunque la vida a sido dura por su embarazo a tan corta edad "Volvería a pasar por todo esto, por el amor a mis hijos, todo esfuerzo vale la pena".



Actualmente Hernández Molina, trabaja en una gasolinera de día, pero en la tarde atiende junto con su esposo Fernando la taquería de la cual son propietarios.

 
© Toda la información de este Portal Informativo está protegida por la Ley de Derechos de Autor Los medios que deseen reproducirla pueden contratar.